No hay mirada sin reflejo, ni reflejo sin alma. Por eso, en un área, hay mucho más que el producto de dos lados. Están los dos lados, al completo. Entremezclados.

Así es Ubud: La mirada del alma

cofedfedfedfsdredfedfedfedfedfedfedfedfedfcof

Anuncios