Laura

“Dame los labio de las señoritas que se posarán sobre el cristal. Dame el aliento que lo empañará. Dame el latido del corazón con que se están probando la ropa, en este momento, delante de los espejos españoles a los que toda mi vida envidiaré”

Esta historia – Alessandro Baricco

Me siento afortunado por haber sido, en cierta manera, espejo durante unas horas. Es obvio que no soy merecedor de semejante privilegio, y menos cuando se tiene la fortuna de trabajar con Laura, por lo que mejor centrarnos en su historia y olvidarnos de todo lo demás.

Gracias Laura (gracias Jana)