Esti

“(…) y mucho más a ella, que no es que tuviera exactamente un alma sensible, sino, por decirlo en términos precisos, que estaba poseída por una sensibilidad de ánimo incontrolable”.

OCÉANO MAR – ALESSANDRO BARICCO

La rebeldía sensible de una mirada que es incapaz de observarte de otra manera que no sea directa, sincera… Así es como Esti te muestra su alma, de forma implacable, tan directa que destruye cualquier atisbo de locura para convertirla en una locura completa. Porque sí, que no quede ninguna duda, de esa mirada te enamoras incontrolablemente.

Gracias Esti (gracias Andrea)